24 jun. 2014








Me llevé todo.
Me llevé las sonrisas, y me llevé las lágrimas.
Me llevé los momentos. Los pocos que había.
Los parpadeos. El suave toque de sus dedos.
La mirada perdida, y también la mirada fija.
Los suspiros. Todos. 
Me llevé desde el más simple de los abrazos, hasta el más complejo. 
Los pasos, también me los llevé. Cada paso. Cada camino que nuestros pies recorrieron.
Las calles, las más estrechas y las más anchas. 
El pasto. Desde el más verde hasta el más amarillo, seco y con innumerables historias que contar. 
Las risas obligadas y las que ni uno mismo puede controlar.
Me llevé la primera, la última, la décima y todas y cada una de las promesas. Las que cumplimos y las que no.
Llevé los besos. Los cuales no necesitan ni pueden ser detallados para explicar su importancia.
Llevo también todas las tardes en las cuales por mi retorcida mente aparecía otra vez tu extraña y dulce esencia.
Todo conmigo, todo acompañándome cuando quiero que allí estén, y cuando quiero que solo desaparezcan, no lo hacen. 
Pero no te equivoques, no es por ser egoísta y no querer compartirlos contigo. Simplemente sucedió. Sólo aparecieron. Mi poder de decisión ante todo esto fue básicamente nulo. Y sigue siéndolo hasta el día de hoy.
En realidad no llevé todo conmigo. 
Parece que algo se me olvidó.
Me llevé sólo lo que nombré.
Y no quiero llevarme nada más.




10 comentarios:

  1. Es precioso el texto, tienes una forma de escribir muy particular. Como escritora sé lo que digo, sigue escribiendo tal y como lo haces, porque vale la pena.
    He tenido varios blogs, se tornaron algo monótonos así que estoy arrancando con uno nuevo http://wildbitte.blogspot.com , espero que te guste. Te sigo, no quiero perderme ni una sola entrada. Un muack ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! me alegro que te haya gustado, yo también te sigo ☺♥

      Eliminar
  2. Me atrapó la manera en que lo narraste.
    Es increíble que un hombre pueda llevar todo eso y más en su memoria, en su recuerdo. Las cosas y los momentos son efímeros pero la memoria se ejercita y ahí siguen viviendo, mientras tengamos vida.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario!
      La verdad es que sí, es impresionante la cantidad de momentos que pueden quedar guardados por tanto tiempo, otros!

      Eliminar
  3. Es un texto muy bonito y profundo, me ha gustado mucho, y me ha llegado..
    Muchas gracias por pasarte por mi blog (hace tiempo), desde ahora te sigo.
    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  4. Que profundo es este texto. Escribes de una manera muy singular y eso es algo que gusta al lector.
    Pásate si quieres, un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! besos! ☺

      Eliminar